Los grifos de nuestras viviendas suelen gastar una media de 1 litro cada 10 segundos cuando lo abrimos por completo, esto supone un gasto descomunal e innecesario de agua. En los últimos años hemos visto como multitud de fabricantes de griferías han sacado al mercado nuevos grifos más eficientes, capaces de reducir en un 50% el gasto de agua, pero estas opciones suelen resultar caras e implican cambiar nuestros grifos actuales. Por esta razón, se crearon los pulverizadores, aireadores o atomizadores de agua, unos pequeños utensilios que encajamos en la boquilla de cualquiera de nuestros grifos y que pueden llegar a ahorrar hasta un 98% en el gasto de agua de un hogar, transformando el clásico chorro en una nube de partículas de agua.

Duchas inteligentes