Blog

¿Cómo sé si puedo tirar una pared de mi casa?
¿Cómo sé si puedo tirar una pared de mi casa?
Cuando vamos a comprar una casa es muy poco habitual encontrar una en la que nos encaje la distribución perfectamente y no tengamos que hacer ninguna reforma, por esa razón, todo el mundo quiere saber qué paredes puede tirar y cuáles no.
Fecha:
19 de julio de 2021
Escrito por:
Jorge Sanfulgencio Tomé

Esta es probablemente la duda más común cuando alguien se ha comprado una casa y quiere hacer una reforma. Como arquitectos, hemos escuchado esta pregunta cientos de veces y, aunque lo más recomendable siempre es preguntar, precisamente, a un arquitecto, en muchos casos es muy sencillo identificar si una pared se va a poder tirar o no.

¿Por qué unas paredes pueden tirarse y otras no?

Lo primero que debes saber sobre este tema es que una pared de una casa o de cualquier edificio puede ser dos cosas: un tabique o un muro de carga. Si lo que tenemos en nuestra casa son tabiques, entonces vamos a poder cambiar la distribución a nuestro justo, mientras que si tenemos muros de carga las opciones son mucho más limitadas.

¿Qué es un tabique?

Un tabique es una división vertical no estructural. Los encontramos en mayor o menor medida en prácticamente todos los edificios del mundo. Su función es exclusivamente la de diferenciar o separar dos espacios y, en la mayoría de los casos, ocultar instalaciones (principalmente eléctricas y de fontanería). Los tabiques no soportan ninguna carga y, por lo tanto, pueden tirarse, romperse o abrirse sin causar daños al resto del edificio.

Demolición de un tabique de ladrillo hueco sencillo.

La mayoría de los que nos encontraremos en España están construidos con ladrillo hueco y luego acabados con yeso, aunque desde hace ya varios años es más habitual hacerlos de pladur y rellenarlos con aislamiento. También es posible encontrar tabiques hechos con estructura ligera de madera, aunque en España este tipo de tabique se usa poco.

¿Qué es un muro de carga?

El muro de carga, como su propio nombre indica, sirve para trasladar cargas estructurales del edificio desde las plantas superiores hasta la cimentación. Al tratarse de un elemento estructural no pueden tirarse ya que esto podría tener consecuencias terribles en el resto del edificio, incluida la posibilidad de un derrumbe. Tampoco es recomendable abrir nuevos huecos, como una puerta, o aumentar el tamaño de los existentes, pero se puede llegar a hacer si se usan refuerzos estructurales y, por supuesto, se cuenta con un arquitecto.

Los muros de carga suelen estar compuestos de ladrillo macizo revestido con yeso o, directamente, estar hechos con hormigón en masa u hormigón armado.

¿Cómo puedo diferenciar un tabique de un muro de carga?

  • Por el espesor – Este es el punto más sencillo de comprobar y también el más inmediato. Los tabiques se hacen lo más finos posibles (pero con el suficiente espesor para que aguanten, aíslen acústicamente y se puedan llevar instalaciones por dentro), mientras que los muros de carga tienen que contar con un espesor suficiente para aguantar las cargas que soportan.
    • Un tabique normalmente tiene unos 10 cm de espesor y casi siempre estará dentro del rango de los 7 a los 13 cm. Un muro de carga, en cambio, está más cerca de los 25 cm, rara vez tendrá menos de 20 cm y puede llegar a tener mucho más.
    • Para medir el espesor de una pared, lo más fácil es hacerlo desde una puerta o hueco que tenga. Si la pared no tiene ninguna apertura entonces necesitaremos realizar un plano para poder conocer su espesor.
Vivienda en el centro de Madrid construida con muros de carga de ladrillo macizo y madera.
  • Por el sonido – Aunque este sistema puede parecer poco fiable, en la mayoría de los casos es una opción perfectamente válida para identificar una pared no estructural. Como hemos comentado hace un momento, los tabiques suelen ser huecos o llevar ladrillo hueco (que es mayoritariamente aire), mientras que los muros son macizos. A veces se usan ladrillos perforados en los muros de carga, pero este tipo de ladrillos, aunque tiene huecos, es mucho más sólido que el tipo de ladrillo que se usa en los tabiques.
    • Sabiendo esto, podemos dar unos golpes a nuestra pared y comprobar si el sonido emitido es el de un objeto hueco o no. Es recomendable dar golpes en varias zonas de la pared ya que puede que justo donde decidamos dar el golpe nos encontremos algún tipo de instalación y obtengamos un sonido inesperado.
  • Por su composición – Este método es el que recomendamos antes de acometer una reforma ya que es infalible. Si podemos ver el interior de la pared y los materiales que la componen, ya no debería haber ninguna duda sobre si se puede tirar o no. Para poder comprobar la composición de la pared podemos realizar una cala, que consiste en hacer un agujero con un cortafrío y un martillo, o si no queremos hacer mucho estropicio, podemos optar por hacer un taladro.
    • Si hacemos la cala podremos observar con claridad el material de la pared y afirmar si es estructural o no. Con un taladro es más complicado ver el material que hay dentro pero tan solo por la resistencia ofrecida podemos obtener una respuesta clara. Mientras que en un tabique podemos hacer un agujero con mucha facilidad, incluso golpeando directamente con un martillo, en los muros de carga nos vamos a encontrar un panorama muy distinto, ya que tanto el hormigón como los ladrillos macizos son extremadamente resistentes.
  • Mirando el resto del edificio – Si aún con los tres métodos anteriores no queda claro el tipo de pared que tenemos, lo que podemos hacer es buscar información sobre el edificio. Esto puede hacerse consultando planos originales, hablando con antiguos propietarios, mirando otras paredes en plantas inferiores o superiores… Todo edificio se construye con cierta lógica y si, por ejemplo, tu vecino de encima y tu vecino de abajo tienen pilares en su casa, muy raro sería que tu casa tuviera muros de carga. Habitualmente, un muro de carga se repite de forma muy similar en todas las plantas.

Conclusión y ¡MUCHA PRECAUCIÓN!

Como hemos contado en este artículo, para saber si podemos tirar una pared todo lo que tenemos que saber es si esa pared es un tabique (no estructural) o un muro de carga (estructural), pero, por desgracia, nada es tan sencillo en el mundo de la construcción.

Los tabiques no son elementos estructurales y, por lo tanto, no sostienen nada, pero los edificios, una vez construidos tienen ciertos movimientos y asentamientos. Estos asentamientos propios del edificio pueden hacer que un tabique se “aplaste” o quede presionado por el forjado del piso superior. Esto es más habitual cuanto más antiguo es el edificio.

Vivienda tras demoler todos los tabiques.

En los casos en los que los tabiques están sufriendo la carga del forjado hay que tener especial cuidado si lo queremos tirar. Aunque no deberían causar un derrumbe o un daño estructural al edificio, sí que puede ocasionar fisuras en las paredes del piso inferior o superior (este siendo el más probable en verse afectado).

Por esta razón, incluso si estamos seguros de que nuestra casa tiene tabiques y vamos a poder tirarlos, siempre es recomendable contar con la ayuda de algún técnico, arquitecto o arquitecto técnico.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo es una casa de steel framing?
Qué es el confort de una casa y cómo se puede medir
¿Cuál es el precio de una reforma integral en Madrid?
7 pasos a seguir para construirse una casa de principio a fin
5 ventajas de construir una casa moderna de madera