Blog

¿Es el “llave en mano” un método fiable para construir?
¿Es el “llave en mano” un método fiable para construir?
Si queremos construir o reformar una casa sin tener que hacer nada, recurrimos al “llave en mano”, pero ¿es realmente fiable?
Fecha:
1 de julio de 2024
Escrito por:
Jorge Sanfulgencio Tomé

Si en algún momento de tu vida te tienes que enfrentar a las complicaciones de una obra, ya sea para construir una casa desde cero o hacer una reforma integral, es posible que te hayas planteado recurrir a un “llave en mano”.

¿Qué es el “llave en mano”?

El concepto «llave en mano», dentro del sector de la construcción, se refiere a un tipo de obra en la que el contratista se compromete a entregar una obra finalizada, encargándose de todos los trámites necesarios. Esto implica que el contratista se hace cargo de todas las fases del proyecto, desde el diseño inicial y la obtención de permisos hasta los trabajos de construcción de la propia obra.

Desde el punto de vista del cliente, contratar un “llave en mano” es la solución más sencilla para realizar una obra. Todo cuanto debe hacer es contratar a una empresa, pagarla y, pasado un tiempo, entrar a vivir a su nueva casa. Pero no todo son ventajas. Aunque resulta muy conveniente se pierde mucho control y tiene más riesgos.

Ventajas del modelo «llave en mano» en la construcción

  1. Simplicidad y conveniencia: Es la ventaja principal y la razón por la que mucha gente opta por esta opción para su proyecto. Al contratar un proyecto “llave en mano”, se delega todo el trabajo a un solo contratista. Esto permite evitar la complejidad de coordinar múltiples empresas, reduciendo significativamente el tiempo y esfuerzo invertido por parte del cliente.
  2. Responsabilidad centralizada: Con el modelo “llave en mano”, el contratista es responsable de todos los aspectos del proyecto, lo que centraliza la responsabilidad. Esto facilita enormemente la comunicación, ya que el cliente tiene un único contacto, y un único contrato.
  3. Control de costes y plazos: Este tipo de contrato generalmente establece un precio fijo y un plazo de entrega claro. Como el contratista controla todo puede dar precios y plazos con mayor seguridad. Esto proporciona al cliente una mayor previsibilidad en términos de costes y tiempo, reduciendo el riesgo de sobrecostes y retrasos.
  4. Calidad establecida: Al haber un único contratista y ser este responsable de la entrega del proyecto en su totalidad, no hay posibilidad de evadir culpas en caso de haber errores.
  5. Reducción de riesgos: Al transferir la gestión integral del proyecto al contratista, el cliente minimiza los riesgos que tendrá que asumir. El contratista es el encargado de gestionar cualquier imprevisto o desafío que surja durante el desarrollo del proyecto.

Desventajas del modelo «llave en mano» en la construcción

  1. Menor control y flexibilidad: Una de las principales desventajas del “llave en mano” es que el cliente tiene menos control sobre las decisiones del proyecto. Esto puede ser problemático en muchos casos, sobre todo si se desea implementar cambios durante la obra. La flexibilidad para realizar modificaciones antes o durante la obra se ve muy limitada con este tipo de contratos.
  2. Dependencia total: La confianza total en un único contratista puede ser muy arriesgada. Si el contratista al que se ha encargado todo el proyecto tiene problemas financieros, de gestión o de calidad, el cliente se puede enfrentar a muchas dificultades, ya que no tiene alternativas.
  3. Coste inicial elevado: Como no se suelen permitir cambios y una misma empresa se encarga de todo, los precios están más controlados, pero, al mismo tiempo, para garantizar los precios suelen requerir una inversión inicial significativa. Esto suele ser un obstáculo y un riesgo muy grande para proyectos pequeños.
  4. Calidades inferiores: Aunque el cliente haya firmado unas calidades, como el contratista lo gestiona todo, podría intentar maximizar sus ganancias utilizando materiales de menor calidad o reduciendo costes en zonas poco visibles. Es fácil saber si han colocado el azulejo que te presupuestaron, pero no tan fácil saber si las tuberías, conductos, ladrillos, cercos, etc. son los adecuados.
  5. Sin control de calidad: En un “llave en mano” el contratista tiene que contratar a todos los integrantes del proyecto y la obra, esto incluye al arquitecto y el aparejador. Al ir estos dos técnicos de la mano del contratista, el proyecto se desarrollará favoreciendo las ganancias de la empresa. No solo se ajustarán calidades para facilitar el trabajo del contratista, sino que también se hará una “falsa” dirección de obra.

Conclusión

El modelo “llave en mano” ofrece una solución integral y muy conveniente para los clientes que desean minimizar su participación en el proyecto, tanto en el diseño como en la construcción. Al proporcionar un único punto de responsabilidad, este modelo puede ser muy atractivo. Sin embargo, también presenta grandes inconvenientes como la menor flexibilidad, la dependencia en una única empresa y la ausencia de un buen control de calidad.

Sobre todo, ten en cuenta que, si contratas directamente al arquitecto y al aparejador, estos técnicos se esforzarán por realizar una buena dirección de obra, incluyendo revisar y corregir errores, mandar repetir trabajos mal ejecutados y realizar certificaciones de obra (para que no pagues un euro de más), ya que les interesa que tú, el cliente, estés contento con su trabajo. Si, en cambio, el contratista es el encargado de contratar a los técnicos, no tendrán ningún interés en hacerle corregir o repetir nada a quién, en realidad, es su jefe.

Este tipo de contrato funciona muy bien para la construcción de grandes promociones, como puede ser la creación de una urbanización. Al ser todas las casas iguales o muy parecidas, el contratista puede reducir costes y ajustar tiempos, y los clientes tan solo tienen que elegir una de las casas para entrar directamente. Si, en cambio, prefieres construirte una casa a tu medida, donde puedas hacer cambios y tener más control, es mejor contratar por separado al arquitecto y al contratista.

Compartir
¿Cómo es una casa de steel framing?
Qué es el confort de una casa y cómo se puede medir
¿Cuál es el precio de una reforma integral en Madrid?
7 pasos a seguir para construirse una casa de principio a fin
5 ventajas de construir una casa moderna de madera
Tu reforma de calidad, con la confianza de un arquitecto a tu lado.

Consúltanos sin compromiso.