INSUFLADO O INYECTADO

El insuflado o inyectado de aislamiento térmico consiste en la introducción de aislamiento a presión en la cámara interior de un cerramiento. Es la solución más sencilla para aislar una vivienda antigua, tan solo requiere unas pequeñas perforaciones en los muros para poder llevarse a cabo. Este sistema se utiliza a menudo en la rehabilitación energética de edificios debido a lo rápido, económico y poco invasivo que resulta.