Blog

¿Qué es el estudio geotécnico? ¿Es necesario para poder construir?
¿Qué es el estudio geotécnico? ¿Es necesario para poder construir?
En el momento en el que una persona decide construirse una vivienda, sabe que lo primero que tiene que hacer es contactar con los profesionales adecuados, y uno de los primeros con los que debemos hablar por su importancia, es el geólogo.
Fecha:
13 de junio de 2022
Escrito por:
Jorge Sanfulgencio Tomé

Ya revisamos en el blog la importancia del estudio topográfico y porque es muy recomendable realizarlo, aunque no es obligatorio tenerlo para construir una vivienda. La situación es similar, pero aún más relevante, cuando hablamos del otro tipo de estudio que debemos realizar en nuestra parcela, el estudio geotécnico.

Hemos hablado multitud de veces de la importancia de elegir la parcela correcta para poder construir la casa que deseamos. No todas las parcelas admiten todos los tipos de casa o construcción y, por esa razón, un análisis previo es muy recomendable. Es posible que, al mirar parcelas, el vendedor ya haya realizado el estudio topográfico, lo cual nos va a dar muchos datos de interés, y, al mismo tiempo, algunos arquitectos ofrecemos un asesoramiento (con visita a la parcela incluida) para ayudar en la elección, pero los geólogos no suelen entrar en juego hasta más adelante.

Detección de afloramiento rocoso durante un estudio geotécnico.

Si queremos saber el tipo de terreno de nuestra parcela antes de comprarla, y no queremos gastarnos dinero en un geotécnico que puede que no lleguemos a usar, lo más recomendable es consultar a los vecinos cercanos, sobre todo aquellos que tengan casas construidas más recientemente.

¿En qué consiste el estudio geotécnico?

El estudio o informe geotécnico se divide en tres partes, la visita a la parcela, el trabajo en laboratorio y la redacción del informe. En la visita del técnico especializado al terreno se realizan varios ensayos para determinar las características físicas y mecánicas del suelo, la estratigrafía del terreno y el nivel freático.

Debido a que la cantidad de perforaciones realizadas en el terreno es bastante escasa (habitualmente 3 ensayos para viviendas unifamiliares), es muy recomendable tener ya un anteproyecto antes de contactar con el geólogo, de esta forma, podemos indicarle donde se va a situar la vivienda, o una posible piscina, y nos aseguramos de que el análisis que se hará del terreno va a aportarnos la información que necesitamos. En una parcela de 1.000 metros cuadrados, tamaño muy habitual en España, si no sabemos donde va a apoyar la casa, los ensayos se podrían estar ejecutando a más de 20 metros de donde vamos a construir, lo que puede ser un desastre.

Las muestras extraídas se analizan en un laboratorio acreditado

Durante la visita del técnico se pueden realizar calicatas, penetrómetros (estáticos o dinámicos), sondeos y ensayos SPT. Para el caso de viviendas unifamiliares lo que nos van a ofrecer más habitualmente son 2 o 3 ensayos de penetración dinámica hasta 10 metros de profundidad, que van penetrando en el terreno a base de golpes, y un sondeo a rotación que va sacando muestras del terreno para poder analizarlas en laboratorio. Según el tamaño de la vivienda y la cantidad de plantas bajo y sobre rasante, la cantidad y el tipo de ensayos variarán.

Las muestras obtenidas en el sondeo se llevan a un laboratorio para su análisis. Allí se realizarán unas pruebas que nos darán más información sobre el tipo de terreno, en concreto, se hará un análisis químico, para saber si hay presencia de algún componente que puede dañar o perjudicar la cimentación, unos ensayos mecánicos, para sacar la capacidad resistente y la rigidez, y se establecerá la granulometría (tamaño de los áridos) de cada estrato del terreno para tener una mejor caracterización del tipo de suelo.

Muestras obtenidas en un sondeo

El estudio geotécnico da importantes recomendaciones para el diseño de la cimentación

Por último, con los resultados obtenidos de los ensayos realizados en el terreno y las pruebas del laboratorio, el geólogo nos hará entrega del informe geotécnico. Este informe nos da toda la información que necesitamos conocer para poder construir. Comienza con una descripción del contexto geológico, comentando y analizando la geología de la zona donde se encuentra la parcela. Seguidamente, se explican los trabajos realizados en el terreno, qué máquinas se han utilizado, hasta qué profundidad se ha ensayado, etc. para, a continuación, darnos los resultados que han obtenido. Estos resultados son la parte más importante, ya que nos dirán a que profundidad está el firme (dónde debe apoyar la cimentación), que características mecánicas tiene el terreno, si hay presencia de agua, sulfatos, cloros…

El informe geotécnico acaba con un capítulo esencial para los arquitectos, las recomendaciones o sugerencias de cimentación. En este capítulo se específica que tipo de cimentación es la más recomendable, zapata aislada, corrida, pilotes, etc., que carga y presión admisible tiene el terreno, dato necesario para calcular la estructura de la vivienda, y si el terreno presenta agua o componentes químicos que supongan proteger la cimentación en alguna medida.

¿Se tiene que visar el estudio geotécnico?

Desde el año 2010, los estudios geotécnicos en España ya no tienen la obligación de estar visados por el geólogo. Es habitual ver en los presupuestos para un estudio que el visado es un coste aparte que nos ofrecen si queremos. Debido a que el estudio geotécnico debe incluirse en el proyecto de ejecución, el cual sí es obligatorio visar, la autoría final del estudio corresponde al proyectista o al director de obra.

Una vez se haya realizado la excavación en la parcela es muy recomendable contactar con el profesional que hiciera el estudio geotécnico para que realice una nueva visita (sobre todo si el terreno presenta alguna dificultad o anomalía). Según el Código Técnico de la Edificación, “Una vez iniciada la obra […] el Director de Obra apreciará la validez y suficiencia de los datos aportados por el estudio geotécnico, adoptando en casos de discrepancia las medidas oportunas […]”. Es muy posible que tras la excavación haya que realizar algún cambio en la cimentación y, para confirmar esa decisión, lo mejor es contar con el apoyo del geólogo.

¿Es obligatorio hacer este estudio?

Sí, es obligatorio. Aquí no hay discusión posible, por ley tenemos la obligación de hacer un estudio geotécnico cada vez que se hace una nueva construcción. En el caso de vivienda no hay excepciones, si se construye una edificación residencial, ya sea vivienda unifamiliar o colectiva, necesitamos este estudio. Y, fuera del uso residencial, las excepciones que existen son para casos de construcciones muy sencillas y pequeñas, por lo que es mejor no darle vueltas y asumir que tenemos que hacer el estudio geotécnico siempre que construyamos sobre una parcela vacía.

¿Por qué debería hacer el estudio geotécnico?

Ahora puedes estar pensando: “Sí, el estudio geotécnico es obligatorio, pero ¿qué me aporta realmente? ¿no puedo contratar al más barato para que me haga un informe cualquiera?” Por favor, no. Este estudio es obligatorio porque es esencial, porque no hacerlo puede suponer un problema enorme, siendo el peor de los casos, que el edificio se llegue a derrumbar. La información del terreno nos ayuda para:

  • Evitar futuras patologías en la vivienda. Saber de antemano sobre qué tipo de terreno vamos a apoyarnos, si existe agua subterránea o si estamos en una zona con desprendimientos o incluso terremotos, nos permite desarrollar cimentaciones preparadas para aguantar durante muchos años sin que la edificación se vea afectada, sin que nos tengan que salir grietas o fisuras jamás.
  • Evitar sobrecostes y retrasos durante las cimentaciones. Aunque es muy recomendable hacer una revisión del terreno con el geólogo una vez realizada la excavación y esto puede suponer algún cambio, tener ese estudio previo nos permite a los arquitectos y a nuestros calculistas, desarrollar la mejor solución posible para la cimentación antes de comenzar las obras.
  • Elegir correctamente la maquinaria para trabajar el terreno. Siempre va a ser necesario excavar para realizar una nueva edificación, puede que sean unos pocos centímetros o unos cuantos metros, pero siempre tendremos que excavar algo y según la profundidad que necesitemos alcanzar y el tipo de terreno que nos encontremos debemos usar un tipo de máquina u otra.
Sección del terreno señalando en línea roja la altura a la que se recomienda situar la cimentación.

Conclusión

A veces se tiende a menospreciar el trabajo de los profesionales; no queremos contar con un topógrafo porque todos sabemos medir, no queremos un arquitecto porque ya tengo un diseño que saqué de allí o allá, no queremos un constructor porque poner ladrillos es muy fácil… Por desgracia, aunque no lo creáis, todos estos razonamientos los hemos escuchado en más de una ocasión, pero todos los profesionales somos esenciales para la correcta elaboración de una vivienda y, aunque el trabajo del geólogo puede ser difícil de apreciar por el cliente, es extremadamente importante que se haga correctamente para evitar problemas durante y después de la obra.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Es el “llave en mano” un método fiable para construir?
¿Cómo es una casa de steel framing?
Qué es el confort de una casa y cómo se puede medir
¿Cuál es el precio de una reforma integral en Madrid?
7 pasos a seguir para construirse una casa de principio a fin
Tu reforma de calidad, con la confianza de un arquitecto a tu lado.

Consúltanos sin compromiso.