Blog

¿Qué es la neuroarquitectura?
¿Qué es la neuroarquitectura?

La neuroarquitectura es una nueva rama respaldada por el ámbito científico y que ha sido diseñada para crear espacios completamente adaptados para cada persona. Una mejor manera de hacer arquitectura, para un futuro en el que todos nos sintamos más a gusto con los espacios que compartimos.

Fecha:
19 de abril de 2021
Escrito por:
Arrevol

Los tiempos cambian y la arquitectura evoluciona a su paso, dando lugar a la llegada de conceptos como la “neuroarquitectura”, una rama de la arquitectura influenciada por el ámbito científico. Conozcamos qué implicaciones persigue:

que-es-la-neuroarquitectura

Neuroarquitectura: ¿Qué es?

La neuroarquitectura es la rama de la arquitectura que trabaja junto a científicos para entender cómo el entorno que vemos influye en nuestras emociones, en lo que sentimos, en nuestro estado de ánimo y/o en cómo nos comportamos.

Por medio de la neuroarquitectura, se busca hacer espacios que conectan más con las personas, para que se sientan más a gusto, más felices, para que se sientan ellas mismas en todo momento. Por lo que es un camino hacia esa mejora del bienestar de las personas, en sus viviendas, espacios de trabajo, de ocio… Un concepto nuevo y emergente que ha venido para quedarse y que nos acompañará durante muchos años.

Sin embargo, a pesar de resultar prometedor, en la actualidad es un concepto relativamente nuevo y desconocido. De algún modo nos recuerda a la vivienda saludable, que nos proporciona un enorme bienestar, pero podríamos decir que va un poco más allá.

¿Cómo tener una vivienda saludable?

Es más que una demanda de la sociedad

La neuroarquitectura no ha surgido por casualidad, sino que es una necesidad, una demanda de la sociedad en estos tiempos en los que vivimos. Los espacios están evolucionando. Cada vez somos más inconformistas y queremos no solo un espacio limpio y bonito, sino un lugar que nos evoque calma, relajación, tranquilidad, felicidad…

¿Te has parado a pensar alguna vez en los colores? Como sabrás, las habitaciones en tonos cálidos y con luz natural, transmiten calma. Mientras que las más frías en tonos apagados, evocan más a la tristeza. No es casualidad, no es solo cuestión de gustos, sino de sensaciones.

La decoración en la vivienda puede decirnos mucho sobre cómo es esa persona. Por eso es importante entender la arquitectura y analizar ese punto de vista científico tan interesante, para construir espacios pensados para las personas de hoy, que son más exigentes y quieren invertir más en su bienestar.

Por medio de la neuroarquitectura lo que se busca es dar un paso más allá, llevando esas sensaciones a datos que podamos medir y que sean objetivos, para entender cómo las personas se sienten según el espacio en el que se encuentran, construido desde una perspectiva científica.

que-es-la-neuroarquitectura

¿Cómo pueden saber los neuroarquitectos lo que las personas desean?

Por medio de herramientas médicas e innovaciones tecnológicas. Digamos que, se puede medir la actividad cerebral de una persona cuando está interactuando con un determinado espacio. Es decir, se puede saber qué siente al tocar un material concreto respecto a otro. Por ejemplo, un material más ecológico.

El futuro de los materiales sostenibles

que-es-la-neuroarquitectura

Por lo que, en el momento en el que un usuario toca un material o ve un determinado espacio, transmite una serie de emociones o de hechos que estas herramientas pueden capturar. Al mismo tiempo que se combinan con mediciones como la frecuencia cardíaca, para ver si se relaja o se estresa.

Todas estas mediciones en su conjunto nos permiten determinar lo que le transmite un lugar a una persona. Son esas sensaciones que los neuroarquitectos buscan captar pensando en la “arquitectura del futuro”, cuya llegada es inminente.

A partir de recabar esos datos, éstos se trasladan a ordenadores para ser analizados posteriormente. Es ahí cuando empiezan a trabajar algunas de las innovaciones informáticas más potentes como son el big data o machine learning, que pueden llevar no solo la arquitectura a otro nivel, sino otros campos cruciales para nuestra vida, como puede ser la medicina.

Pero la neuroarquitectura también se puede apoyar en la realidad virtual. De esta forma, los usuarios podrán interactuar con distintos entornos sin necesidad de ir a verlos, solo con ponerse unas gafas VR. Es otra forma de determinar lo que siente al ver un tipo de construcción u otra.

que-es-la-neuroarquitectura

Seguramente te estés preguntando, ¿cómo puede la realidad virtual junto con la arquitectura influir en las personas? A la hora de realizar un proyecto personalizado para una persona, pareja o familia, el arquitecto puede apoyarse en las nuevas tecnologías para saber qué sensaciones les produce el ver unos materiales u otros.

Por medio de unas gafas de realidad virtual, el usuario podrá situarse en cualquier entorno, a la vez que el neuroarquitecto analiza sus reacciones. Lo mismo a la hora de ver materiales, como suelos de madera, espacios abiertos o cerrados, techos más altos o más bajos y otro tipo de soluciones.

No basta con enseñarle al cliente lo que puede querer, lo que se lleva, lo que está de moda, lo que todos piden… La neuroarquitectura va más allá, porque se analizan las emociones que tienen los clientes frente a lo que ven y a los distintos materiales para hacerle un proyecto cien por cien a medida.

En busca de un mejor bienestar para todos

Utilizar la ciencia y la tecnología para construir nuevos espacios para las personas, es clave para crearlos acorde a sus necesidades.

Sabemos que el entorno influye en cómo descansamos y cómo nos sentimos, además de en cómo producimos, porque podemos ser más o menos productivos dependiendo del espacio en el que trabajemos. Por lo que, si vamos a seguir construyendo nuevas viviendas y espacios en el presente y futuro, hagámoslo bien, desde la perspectiva de la ciencia.

que-es-la-neuroarquitectura

Es una innovación que puede optimizar las viviendas que se construyen, las oficinas, los colegios, los centros de salud, los hospitales, las salas de espera, los espacios de ocio… Cualquier tipo de espacio, adaptándose a cada necesidad y situación. Por ejemplo, colegios u oficinas que potencien la creatividad y la productividad, a la vez de hospitales que evoquen calma y tranquilidad.

No basta con construir en serie y decorar según convenga, no. La neuroarquitectura se basa en analizar antes de construir. Medir, medir y medir, para saber la respuesta del usuario antes de colocar el primer cimiento de la nueva edificación = éxito.

¿Qué te parece la idea de la neuroarquitectura? ¿Consideras que ha venido para quedarse? Estamos ante un avance muy prometedor.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo es una casa de steel framing?
Qué es el confort de una casa y cómo se puede medir
¿Cuál es el precio de una reforma integral en Madrid?
7 pasos a seguir para construirse una casa de principio a fin
5 ventajas de construir una casa moderna de madera