Blog

¿Qué es mejor, tabiques de pladur o de ladrillo?
¿Qué es mejor, tabiques de pladur o de ladrillo?
Ya sea en obra nueva, reforma o rehabilitación siempre nos surge la misma cuestión, ¿usamos tabiques de ladrillo o de placas de cartón-yeso? Pero a día de hoy las ventajas y desventajas de uno y otro han dejado un claro vencedor.
Fecha:
3 de mayo de 2017
Escrito por:
Jorge Sanfulgencio Tomé

Ya sea en obra nueva, reforma o rehabilitación siempre nos surge la misma cuestión, ¿usamos tabiques de ladrillo o de pladur (placas de cartón-yeso)? Pero a día de hoy las ventajas y desventajas de uno y otro han dejado un claro vencedor.

Durante muchísimos años España solo ha conocido el ladrillo como material para crear divisiones interiores en los edificios, con lo que se han ganado esa curiosa fama de ser “paredes de verdad”. El hecho de que casi todos los españoles nos hayamos criado en hogares con muros y paredes de ladrillo y que durante décadas jamás hayamos conocido alternativa ha dificultado mucho la extensión de las placas de cartón-yeso, comúnmente conocidas como pladur. Pero a día de hoy, ¿qué ventajas ofrece el ladrillo frente al pladur?

Ventajas de los tabiques de ladrillo

  1. El material es más barato – Ladrillo, arena y cemento son la base para levantar estos tabiques y los materiales no podrían ser más básicos ni más accesibles.
  2. Versatilidad en el transporte – Debido a su reducido tamaño y fácil apilamiento, los ladrillos pueden ser transportados de muy distintas formas facilitando su subida a obra incluso en edificios antiguos con reducido espacio en ascensores y escaleras.
  3. Alta resistencia – Ya sea para aguantar golpes como para colgar objetos pesados (estanterías, calderas, encimeras…), los tabiques de ladrillo no nos van a dar ningún problema.
  4. Pequeños remates – Esta ventaja se suele pasar por alto, pero cuando no hablamos del tabique en sí, sino de mochetas o detalles que se dan sobre todo en baños, el ladrillo da mayor libertad de trabajo al operario.

En España existe una enorme tradición con los tabiques de ladrillo que sigue a día de hoy y que está muy arraigada en ciertas zonas del país, lo que siempre ha obstaculizado mucho la aparición de alternativas. En 1978 la multinacional española Uralita introdujo en España los primeros tabiques de cartón-yeso, una apuesta muy arriesgada que ya había triunfado en otros países. Uralita empezó a distribuir, importando los materiales desde el extranjero, un producto denominado pladur (PLAca De URalita) y a los 2 años decidió abrir la primera fábrica española de pladur, situada en Zaragoza. A día de hoy, en España podemos encontrar tres fabricantes de tabiquería de cartón-yeso: Pladur (fabricante español y del que hablaremos en este post), Placo (francés) y Knauf (alemán). Pero tras casi 40 años en el mercado, ¿qué ventajas ofrece el pladur frente al ladrillo?

Ventajas de los tabiques de pladur

  1. En seco – La diferencia que más rápido notaremos respecto de los tabiques de ladrillo es la ausencia de cementos y enlucidos de yeso, materiales húmedos que necesitan largos tiempos de secado y que ensucian.
  2. Ligereza – Al tratarse de paneles ligeros, el pladur es la opción perfecta para las rehabilitaciones y reformas, ya que apenas aumenta las cargas en los forjados.
  3. Rápida colocación – Aunque su montaje no es tan sencillo como puede parecer a simple vista, los tabiques de pladur pueden levantarse en apenas horas. Una vez se ha colocado la perfilería metálica, las placas se atornillan en cuestión de minutos.
  4. Acabado liso – El pladur no necesita de enlucidos para poder pintar. Una vez se encintan las juntas y se aplica la pasta a juntas y tornillos, el tabique está listo para ser pintado.
  5. Sin rozas – Los tabiques de hoy en día están llenos de instalaciones, tuberías y cableados recorren las paredes allá donde miremos. En las paredes de ladrillo es necesario hacer rozas, lo que tiene un coste económico y de tiempo, y si se quiere mover cualquier instalación, se requiere una nueva roza. Los tabiques de pladur al tener una cámara interior permiten introducir y mover instalaciones fácilmente.
  6. No produce escombro – El pladur es fácil de manipular y si cortamos una placa para encajarla en un tabique, el sobrante de ese corte puede seguir usándose perfectamente. Apenas genera desperdicios o escombros.
  7. Resistencia a movimientos – En las paredes de ladrillo, debido a su alta compacidad, es muy fácil ver grietas hasta con el más mínimo movimiento del edificio. Los tabiques de pladur si se ejecutan correctamente absorben los pequeños movimientos y evitan la aparición de grietas.
  8. La versatilidad – El pladur es fácilmente modificable y los fabricantes no dejan de crear nuevos tipos de placas para cada tipo de necesidad. De esta forma, a día de hoy, si se elije correctamente el tipo de pladur, podemos usarlo en cualquier sitio y situación. Algunos de los tipos de pladur más comunes son:
  • Pladur N (gris) – Modelo estándar.
  • Pladur H1 (Verde) – Resistente al agua y la humedad.
  • Pladur F (rosa) – Resistencia al fuego. Para proteger estructuras del fuego.
  • Pladur A1 (blanco) – Resistencia pasiva al fuego. Para zonas con riesgo de incendio como cocinas.
  • Pladur I (amarillo) – Resistente a los impactos.
  • Pladur Fonic (azul) – Con mayor aislamiento acústico.

¿Entonces, por qué no usamos más pladur?

Si el pladur ofrece tantas ventajas respecto al ladrillo para la creación de tabiques interiores, ¿por qué hay tanta gente reacia a usarlo? La razón por la que sucede esto es por una falsa mala fama que han ido ganando los tabiques de pladur al no estar ejecutados correctamente. Las quejas más comunes son las siguientes:

  • La resistencia para colgar – Mucha gente argumenta que el ladrillo es mejor solución que el pladur ya que en los tabiques de pladur no se pueden colgar cargas pesadas. Ciertamente si tuviéramos tabiques de tan solo una placa en nuestra vivienda y sin consultar al constructor o a un técnico quisiéramos colgar una carga superior a 30 kg podríamos tener un problema. El pladur puede aguantar tanta carga como sea necesaria, pero para ello necesitaremos usar tacos apropiados (de paraguas o de nudo en cargas grandes) y contar con tabiques de dos placas a cada lado, SIEMPRE, Y REPITO, SIEMPRE, se deben hacer tabiques de dos placas + perfil con aislante + dos placas, aunque no se tenga intención de colgar nada. Si se prevé colocar una gran carga en un punto concreto como, por ejemplo, una encimera de lavabo, se puede llegar incluso a colocar un refuerzo interior.
  • El ruido – El ruido es, cada vez más, una de las quejas más comunes en edificación, nadie quiere oír la música y voces del local de al lado ni al vecino de arriba, y cuando se trata de divisiones interiores es más de lo mismo. Pero precisamente el apartado acústico es una de las virtudes del pladur, que al no contar con rozas de ningún tipo crea una pantalla sin cortes que elimina los sonidos a baja frecuencia. Si necesitamos eliminar todo tipo de sonido entonces podemos usar pladur Fonic e introducir Copopren en la cámara interior, en lugar de la clásica lana de roca. De nuevo esta falsa fama viene causada por la ejecución de tabiques de una sola placa sin su correspondiente aislamiento interior.
  • El precio – Ya hemos mencionado en las ventajas del ladrillo que su precio es menor que el del pladur, no obstante cuando tenemos en cuenta la mano de obra, los medios auxiliares y el mayor consumo de tiempo, los precios totales acaban equiparándose.

Conclusión

Aunque los tabiques de ladrillo se seguirán haciendo durante muchos más años por lo complicado que es acabar con una tradición, las soluciones más actuales ofrecen una serie de ventajas que, a nivel global, las hacen muy superiores al clásico ladrillo. Todas las quejas y problemas ocasionados por el pladur se deben a una mala organización y ejecución. Por muy sencillo que parezca, siempre que se vayan a instalar tabiques de pladur es necesario contar con un técnico que sepa asesorar correctamente al cliente y un operario que cuente con los conocimientos necesarios para su correcta instalación: distancia entre montantes, separación del suelo, distancia entre tornillos, tipo de pasta… Y siempre recordar que aunque el fabricante lo deje como opción y el constructor comente que es la solución más barata, NUNCA se debe dejar un tabique con una sola placa a cada lado. Solo en el caso de paredes alicatadas y muebles empotrados podemos optar por una sola placa en una cara.

Compartir

12 comentarios

  1. Hola. Un post muy interesante, la verdad es que, apenas sé nada de Pladur, pero ahora sé un poco más. No soy arquitecto técnico ni superior, pero me encanta el mundo de la construcción y aprender cosas sobre éste. De modo que, muchas gracias, me resulta muy útil el aporte

  2. Gracias por el articulo. Sin embargo, no considero que ni el ladrillo ni el pladur son materiales de bioconstruccion… que otras opciones mas ecologicas hay para tabiques? Fardos de paja? Arcilla? Corded wood? paneles de micelio? que otras opciones recomendarian?

  3. Muy buen artículo.
    ¿Quiere esto decir que un tabique para división de espacios realizado con estructura autoportante y placa de yeso laminado tipo Pladur de 15+46+15 mm de espesor, debería de ser mejor de 15+15+46+15+15?

  4. Información muy interesante la de esta página. Me surge una duda ante tanta insistencia de no hacer tabiques con pladur con solo una lámina de pladur en cada cara y no rellenar con material absorbente o alicatados ¿que ocurre si se hiciera de esa manera? Gracias

    1. Hola Gonzalo.
      Un tabique de pladur de una sola placa y además sin aislamiento en el interior es endeble, no aísla térmica ni acústicamente y, dependiendo de la altura, puede que no sea estable. Para este tipo de tabiques siempre se deben seguir las indicaciones del fabricante.

      1. Muchas gracias por la aclaración.
        Estoy pensando en reformar integralmente mi piso en Madrid. Me han recomendado por muchos motivos que la obra, cuando se lleve a cabo, se haga usando pladur ya que es, como ustedes dicen en su blog, versátil, limpio y buen aislante acústico y térmico.
        La pregunta es si se reforma un piso enteramente con pladur cuando originalmente el piso era todo ladrillo la acústica interna del piso cambia ó se mantiene igual. Es decir, si el ladrillo aporta más silencio y menos reverberación que el pladur estándar.
        Muchas gracias nuevamente.

        1. Hola de nuevo Gonzalo.
          La acústica interior no debería cambiar, ya que tanto en ladrillo como en pladur la terminación final es la misma yeso, pintura, azulejos, papel pintado… Lo que sí que cambia es la acústica entre distintas habitaciones que puede ser mucho mejor. En un tabique de pladur podemos colocar placas acústicas (pladur fonic) y meter un aislamiento acústico (copopren) entre placas para alcanzar una mayor insonorización entre estancias.
          Si está planteándose reformar su piso de Madrid puede contactarnos en info@arrevol.com o en el formulario de la web. Estaremos encantados de ayudarle con la reforma.

  5. Buenos días,
    A parte de por cuestiones como la robustez, ¿sería necesario en tabiques de vivienda unifamiliar utilizar doble placa o con simple ya tendríamos de sobra?

    1. Buenas días Luis,

      No es completamente necesario que los tabiques de una vivienda lleven placa doble, pero sí es muy recomendable. Con la placa doble, aparte de aportar más rigidez y resistencia, se mejora el aislamiento térmico, acústico e incluso contra el fuego.

      Nosotros recomendamos poner siempre las dos placas a cada lado.

      Un saludo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo es una casa de steel framing?
Qué es el confort de una casa y cómo se puede medir
¿Cuál es el precio de una reforma integral en Madrid?
7 pasos a seguir para construirse una casa de principio a fin
5 ventajas de construir una casa moderna de madera