Ático Marqués de Vadillo

Un arquitecto dedicado a la enseñanza tenía un Ático con unas vistas impresionantes al centro de Madrid. Nos contrató como arquitectos para la reforma del piso, que debía cumplir las máximas exigencias en cuanto a calidades, materiales saludables y eficiencia energética.
Ático Marqués de Vadillo
Localización:
Madrid, distrito Carabanchel, barrio San Isidro
Superficie Construida:
83 m² + 50 m² de terrazas
Presupuesto Obra:
140.000 €
Duración Obra:
12 meses
Año:
2023

Equipamiento

Dormitorios

2

Baños

2

Retos y dificultades del proyecto:

  • La forma de la vivienda era estrecha y alargada, lo que complicaba dar con una distribución en la que no hubiera pasillos ni espacios desaprovechados.
  • El piso tenía poca altura pero necesitábamos meter muchas instalaciones en los falsos techos y además aislarlos.
  • Al ser un ático tenía más superficie de fachada que un piso intermedio. Teníamos que aislar mucha superficie de fachada, para lo que decidimos tirar los trasdosados interiores y rehacerlos de nuevo con una buena capa de aislamiento de lana de roca.
  • En la habitación principal, no solo era necesario aislar térmicamente, sino que también debíamos aislarla acústicamente de los vecinos.

Objetivos que nos marcamos:

  • Aislar térmicamente suelos, fachadas y cubierta perdiendo el mínimo espacio posible.
  • Sustituir todas las ventanas por unas nuevas, de madera y colocadas sin generar puentes térmicos ni filtraciones de aire.
  • Generar un gran espacio diáfano que conectara las diferentes estancias sin necesidad de pasillos o reduciéndolos al mínimo.
  • Integrar en la vivienda instalaciones de alta eficiencia energética para reducir su consumo al mínimo.

Claves de la obra:

La reforma de este ático era muy personal, el diseño definitivo se revisó múltiples veces antes de comenzar las obras y se acabaron definiendo hasta los más pequeños detalles.

El salón-comedor es un gran espacio totalmente diáfano y unido a la cocina. A través de un mueble panelado en madera natural, se unifica todo el volumen de esta gran estancia y se esconden las diferentes instalaciones y otros elementos estructurales que tenía la antigua fachada.

La idea detrás de generar este gran espacio diáfano de salón-comedor-cocina era que conectaba dos de las tres terrazas con las que contaba la vivienda, una en un extremo y otra en el otro, lo cual amplificaba todavía más el espacio interior.

En los dormitorios se instalaron puertas acústicas (además del correspondiente aislamiento acústico en paredes) para garantizar la tranquilidad y el máximo confort a todos los niveles.

Dentro de lo posible, incluso con la pintura, se intentaron usar materiales naturales y saludables, respetuosos con el medio ambiente y con el ser humano. La piedra natural, la madera y el cemento pulido del suelo contribuyeron a generar un ambiente de calidez en el interior.

El resultado:

Tras la reforma, este ático se ha transformado por completo en un piso totalmente adaptado a su propietario y con un equipamiento de alto nivel, para vivir con tranquilidad y con el mínimo consumo energético.

Los acabados naturales dan una calidad especial a la vivienda, que por otro lado esconde toda una serie de instalaciones encargadas de mantener los mejores niveles de confort en el interior. Una aerotermia con suelo radiante-refrescante, un sistema de ventilación con recuperación de calor de doble flujo e incluso un interruptor bioswitch, lo hacen posible.

Fotografías del proyecto

Fotografías del estado original de la casa