Malasaña

Un inversor había adquirido un piso en pleno centro de Madrid, en el barrio de Malasaña y quería conseguir la máxima rentabilidad. Contactó con nosotros para dividirlo en dos apartamentos, manteniendo bajo control el presupuesto y las obras de reforma.
Localización:
Madrid, distrito Centro, barrio Universidad
Superficie Construida:
120 m²
Presupuesto Obra:
117.000 €
Nº de Plantas:
1
Duración Obra:
5 meses
Año:
2018

Equipamiento

Dormitorios

3

Baños

3

Retos y dificultades del proyecto:

  • El objetivo de la reforma era sacar dos viviendas a partir de una. El nombre técnico para este tipo de actuación es “intensificación de uso”, y solo está permitido cumpliendo ciertos condicionantes que se deben estudiar muy bien antes de nada.
  • El edificio había sido construido en el año 1900, con lo que tenía una antigüedad de más de 100 años. Esto nos obligó a hacer unos estudios previos muy rigurosos para garantizar que nuestro proyecto sería viable.
  • Durante la obra fue necesario reforzar y sanear varios elementos estructurales debido a su antigüedad.
  • La vivienda tenía problemas de humedad que tuvimos que resolver demoliendo todo el solado y rehaciéndolo de nuevo, añadiendo una capa de impermeabilización.

Objetivos que nos marcamos:

  • Nuestro principal objetivo era diseñar una nueva distribución que diera lugar a dos viviendas cómodas, bien aprovechadas y con buenas condiciones de iluminación y ventilación.
  • La estructura del año 1.900 consistía en muros de carga y vigas y pilares de madera, algo que no es fácil de encontrar, así que nos propusimos dejar parcialmente a la vista algunos de estos elementos estructurales.
  • Actualizar todas las instalaciones de la casa y adaptarlas para dar servicio de manera independiente a las dos nuevas viviendas.

Claves de la obra:

Las viviendas de 1.900 no se construían como las de ahora, cuando se demolió el suelo nos encontramos directamente con el terreno natural, lo que explicaba las humedades que tenía la casa. Estudiamos la mejor manera de aislar la vivienda del terreno y de la humedad y decidimos crear toda una capa de aislamiento sobre una lámina impermeabilizante. Así, al mismo tiempo que solucionábamos el problema de humedades, reducíamos las pérdidas energéticas por el suelo.

Muchas vigas y pilares de madera se encontraban en buen estado de conservación, así como sus basas de piedra, elementos difíciles de encontrar en la actualidad y que le conferían un encanto especial a la casa. Decidimos limpiarlos y protegerlos para que quedarán a la vista.

Diseñamos foseados equipado con tiras led ocultas para iluminar de manera indirecta estas vigas y pilares de madera, así como los muros de carga de ladrillo macizo. Estos elementos vistos le dan un valor añadido a la vivienda y hacen ser consciente a sus inquilinos de la antigüedad del edificio, perteneciente a uno de los barrios más viejos de la capital.

El resultado:

Muchas veces se relaciona el centro de ciudades como Madrid con edificios viejos y pisos incómodos, difíciles de habitar. Con esta reforma no solo sacamos dos apartamentos de lo que antes era una sola vivienda, si no que conseguimos distribuirlos de una manera cómoda, con una buena iluminación natural y unas instalaciones totalmente nuevas. La casa es de 1.900, pero todo funciona a la perfección.

A través de un vestíbulo común privado, se puede acceder a uno u otro apartamento. En ambos se accede a través de la cocina, desde la que se da paso a salones amplios y diáfanos que conectan las diferentes estancias. Al eliminar pasillos y espacios de paso, sacamos el máximo aprovechamiento de la superficie de la vivienda.

Fotografías del proyecto

Fotografías del estado original de la casa