Sol

Una casa de 120 m² construidos y más de 110 años de antigüedad, en pleno casco histórico de Madrid, era nuestro nuevo desafío de reforma para conseguir un piso moderno y super eficiente para una pareja joven que teletrabaja al 100%.
Localización:
Madrid, barrio Sol
Superficie Construida:
119 m²
Presupuesto Obra:
110.000 €
Nº de Plantas:
1
Duración Obra:
7 meses
Año:
2019

Equipamiento

Dormitorios

2

Baños

2

Retos y dificultades del proyecto:

  • La vivienda no solo era muy antigua, también estaba llena de ángulos. Tenía una forma alargada y serpenteante que dificultaba su aprovechamiento.
  • Al actuar sobre un edifico tan antiguo, prestamos especial atención a los estudios previos, con los que comprobamos la vivienda a nivel constructivo y estructural.
  • Había que lograr el máximo nivel de eficiencia energética posible. Es decir, calificación energética A.

Objetivos que nos marcamos:

  • Estudiar la mejor manera de aislar correctamente una vivienda tan antigua.
  • Introducir sistemas de climatización y ventilación con la última tecnología.
  • Sacar el máximo aprovechamiento de la vivienda a pesar de sus ángulos y forma irregular.

Claves de la obra:

En este proyecto los estudios previos tuvieron una importancia todavía mayor que en otros debido a la antigüedad del edificio. Lo primero que hicimos fue medir la vivienda con la mayor precisión, registrando cada ángulo de la misma. Después, gracias a las calas, descubrimos la composición de los muros y el esquema estructural de la casa.

Así, descubrimos que el muro de fachada del futuro salón estaba hecho con ladrillo macizo y tenía un espesor total de casi 80 cm. No es que el ladrillo sea buen aislante, pero con 80 cm de ladrillo macizo, comprobamos haciendo los cálculos pertinentes que no era necesario ninguna capa adicional para aislar esta fachada. Así que propusimos dejar el ladrillo a la vista como elemento decorativo en el salón.

Como la vivienda era para una pareja sin hijos, no era necesario compartimentarla demasiado, pero al ser alargada era complicado eliminar por completo el pasillo. Para reducirlo al máximo, planteamos un dormitorio principal con una puerta corredera de 2,60 metros de ancho, que al abrirse por completo hace que salón-comedor, cocina y dormitorio principal queden conectados con mayor amplitud y continuidad espacial.

El resultado:

Una casa eficiente y moderna en el casco antiguo de Madrid

El resultado es una vivienda nueva en un edificio antiguo. Conseguimos alcanzar la máxima calificación energética en un edificio de más de 110 años y adaptamos la distribución a sus nuevos propietarios, con espacios más diáfanos y fluidos.

Además, también conseguimos incorporar la última tecnología, ya que la vivienda se climatiza mediante una aerotermia conectada a un suelo radiante refrescante. Cuenta con un sistema de ventilación con recuperación de calor equipado con filtros tan sofisticados como los de un quirófano, destinados a purificar al máximo el aire interior de la casa. Incluso la grifería y los sanitarios son de última generación, contando con un inodoro inteligente.

Por último, los materiales utilizados también son innovadores, todo el suelo está acabado en microcemento y las paredes de los baños están revestidos en mortero de cal, un material ecológico y que resiste sin problemas al agua. En cuanto a las puertas, son de madera natural de pino mélix.

Fotografías del proyecto

Fotografías del estado original de la casa